Jardines Productivos

Desde el macetero con una planta de albahaca hasta el palto heredado en el viejo jardín,  la agricultura doméstica siempre ha estado presente. Disminuyó su presencia e interés cuando se multiplicaron los departamentos, sobre todo aquellos de pequeña superficie y sin balcón. Otra cosa, es cierto, constituye el interés reciente por la agricultura urbana. No se trata ya de un simple complemento mínimo a la dieta, sino de una visión productiva. Productiva en los dos sentidos:

-en la utilización de sitios baldíos de la ciudad –los dejados por las grandes infra estructura, los de un urbanismo de torres, los de las demoliciones que tardan en reconstruirse.

-en acercar el lugar de producción al lugar de consumo cuando es posible, lo que permite un mejor control y un circuito recortado

Cuando se visita la casa de la machi o la del cura, nadie se sorprende que ahí . se encuentre hierbas medicinales para sanar enfermedades o para hacer tisanas. Sus jardines no pueden considerarse decorativos, es cierto, pero sí útiles. Esta orientación parece ir ganando terreno a la par de la estética industrial del diseño y de la arquitectura en donde se ha impuesto  una cierta “veracidad” de los materiales que no requiere aderezos  ni capas superpuestas para hacerlos aceptables.

Durante las guerras el problema de la subsistencia llevó a todo tipo de experiencias de plantaciones en medio urbano. Hay testimonios del mayor interés de lo que sucedió en famosos conjuntos habitacionales de Ernst May en Francfurt , de Gropius en Karlsruhe o de Taut en Berlin. Sin embargo, pasa poco tiempo, se instaura la paz y comienzan a desaparecer estos cultivos y a volver los cuadrados con cesped

La noción de complemento de dieta está presente en muchas culturas y ha resistido a las deslocalizaciones de la población;. Un paisano de la Sierra Madre en Andalucía o del Macizo Central en Auvergne, volviendo tarde de su labor en los campos echará mano en su cocina de un jamon que cuelga y   de unas patatas de guarda. El oficinista coreano que vuelve tarde a su departamento en Séul se asomará al balcón y meterá la mano en el líquido de algunas de las ánforas que contienen las hierbas típicamente  coreanas  que él agregará al consabido arroz cotidiano. Naturalmente los productos en conserva de tarro, desecados o congelado a los que se suman aquellas conservas preparadas en casa una vez por año, son parte integrante de toda dieta, urbana o rural. La diferencia con el aporte de agricultura doméstica proviene fundamentalmente de una forma de interacción que se establece no ya con un comercio, sino con la naturaleza.

Muchas personas no acuden a los grandes mercados centrales porque les confunde la inmensa variedad que allí se halla. Se dice que en el mercado central de Cantón en China, es posible comprar cualquier animal, ave o insecto comestible. Los supermercados están formateados por estudios cuidadosos de marketing. Exponen y venden una cantidad límitada de productos porque el espacio comercial es costoso y requiere rentabilidad.  De esa manera el visitante habitual de esas tiendas termina también estando formateado, reduciendo su potencial alimenticio y gustativo.

venenatis.

 

 

Leave a comment